Dos tipos de novia: ¿Cómoda o divina?

Te proponemos un divertido desafío: ¡Descubre qué tipo de novia eres! Normalmente, tenemos una necesidad excesiva por tener un aspecto “divino” que poco tiene que ver con nuestra personalidad. Por supuesto, hay mujeres que cada día de su vida son así; divinas se pongan lo que se pongan. Son las más coquetas, las que cuidan más su aspecto y las que en la boda parecerán sacadas de una revista de pronovias. Luego están las amantes de la comodidad que durante ese día tratan de aparentar una belleza artifical que no poseen. Este último tipo de novia puede aprender, fácilmente, a sacarse el máximo partido. ¿Quieres comprobar que tipo de novia eres? ¡Descúbrelo!

Características de la novia cómoda

  • Ya tienes pensado un calzado “suplente” para cuando no puedas más con los taconazos: Es un clásico que recuerda a Julia Roberts en “Novia a la fuga”. Se trata de un mandamiento para la novia cómoda que cumplirá en todo momento.
  • Prefieres un peinado de novia informal: Una trenza espigada o el cabello suelto. Así eres tú. Eso significa, justamente, lo que es; que no quieres complicarte en ese día pensando en que tu peinado de novia se mantenga en su sitio durante las largas horas del evento.
  • Tu vestido te permite moverte libremente: Posiblemente, hayas elegido un vestido que te siente como un guante…sin que por ello tengas que estar moviéndote como un robot durante tu boda. Es un ejemplo innegable de un vestido de novia cómoda.
  • Prefieres que tu vestido no tenga cola: Por supuesto, no tendrá cola o muy poca ya que, ¿Hay algo más incómodo que ir cargando con metros de tela durante el banquete? O peor aún, ¿Cuando estés con tus amigas bailando después?
  • El maquillaje es natural y, posiblemente, te pintes tú misma o una amiga: Pues si. Eso de gastar 300 euros en verte como una completa extraña no es lo tuyo. Y así lo demuestras.

Características de la novia divina

  • La reina de la boda (por supuesto): Traje de cola, recogido alto, maquillaje de princesa y un ramo de flores impresionante. Esos son los puntos de partida para tu look de divina.
  • Taconazos de infarto y aguantando: Para ti llevar tacones es un placer. Te sientes como una diosa en su altar y, además, ¿Para qué negarlo? Te resultan bastante cómodos después de tanto tiempo llevándolos.
  • Retoques durante la ceremonia: Si eres una buena novia divina no dejarás que tu maquillaje se eche a perder. Por eso, te habrás informado previamente en la estilista de los productos cosméticos “mágicos” para que tu maquillaje perdure durante horas y horas. ¡Genial!
  • El bolso, ¡Imperdible! ¿Qué las novias no llevan bolso? Serán otras novias porque tu caso es completamente diferente. Y es que, ¿Dónde vas a llevar tu kit de primeros auxilios para la boda – repleto de tus cosméticos favoritos -? Si quieres ser la sensación -aún más- recuerda elegir un pequeño bolso que no llame la atención más de lo que la llamarás tú.

Si te ha interesado lo que te contábamos en este artículo, no te puedes perder cómo organizar tu boda como una auténtica wedding planner. ¡Te encantará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *