Los mejores y más originales detalles de boda

Las nuevas modas y tendencias también llegan a las bodas. Cada vez son más las parejas que deciden obsequiar a sus invitados con regalos de boda más originales en busca de un recuerdo bonito, personalizado y que de alguna forma tenga relación con la personalidad de los novios.

En este sentido encontramos varias alternativas que podríamos dividir en tres grupos. Por un lado, los regalos-recuerdo personalizados para los invitados, aquellos destinados a decorar la casa de una manera distinta y por último los destinados a durar poco y gustar mucho a los estómagos de los testigos del enlace.

Así pues en el primer grupo encontramos detalles de boda para los invitados que están hechos pensados exclusivamente en la persona o la familia agraciada y que guarda, además, una relación con los novios. La selección de vinilos, libros o películas que les recuerden de alguna manera su relación con ellos son una tendencia al alza en los regalos de boda y prometen serlo aún más a partir de 2016.

En el segundo grupo, que también está gustando y mucho y que supone una tendencia creciente en los últimos tiempos y que promete ir a más, hallamos los regalos decorativos como las plantas o los mini jardines como recuerdo del día de la boda. Un regalo vivo, ecológico y que también permite personalizarlo regalando ese tipo de planta que más se adecue a la personalidad del invitado. Aquellos regalos que guardan relación con la conciencia sobre la necesidad de cuidar y mantener verde el planeta son tendencia.

En cuanto al tercer grupo de regalos que vienen imponiéndose en los últimos tiempos encontramos aquellos que están destinados a comerse y disfrutarse a bocados. Aquí podemos apreciar por un lado productos gourmet, que pueden ser tanto vinos como aceites de oliva y otras pequeñas muestras de alimentos exquisitos en conserva. En un segundo grupo encontramos los más dulces. Bombones, macarons o mermeladas de sabores también están teniendo una gran acogida por los invitados en los enlaces. Se insiste en la tendencia de regalar aquello que más vaya a gustar al invitado de manera personalizada.

Como ven, parece que cada vez son más las parejas de novios que se dejan atrás la idea de regalar los manidos posavasos, llaveros con foto, porta joyas y elementos clásicos de este tipo y que apuestan por unos regalos más originales, personalizados y por qué no, también arriesgados, con el objetivo de dar una vuelta de tuerca al momento de los detalles de boda tras el enlace.

Lejos de lo que pueda parecer, la horquilla de precios en los que manejarse tanto con los detalles recuerdo, como con los decorativos o los alimentarios, es tan amplia como lo deseen los protagonistas del enlace permitiendo acceder a este tipo de recuerdos a todos los presupuestos posibles.

2016 promete suponer un antes y un después en relación a los detalles de boda. Lo clásico deja su sitio a lo nuevo y también lo hará en el momento del detalle con los invitados a la boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *